Madrid en 2 días

Primer día

El día comienza de nuevo en la Puerta del Sol. Tras colocaros sobre el “kilómetro cero” y tomar algunas fotos de la estatua del Oso y el Madroño, uno de los símbolos más representativos de la capital, tomad la Calle Arenal a través de la cuál llegaréis hasta el Teatro Real, conocido por muchos como la Ópera.

Justo enfrente del teatro se encuentra la Plaza de Oriente y, justo detrás, se alza el majestuoso Palacio Real, que podréis recorrer realizando una visita guiada. Después de la visita palaciega podéis entrar a conocer la Catedral de la Almudena, el edificio religioso más importante de Madrid, que se encuentra situado junto al palacio.

Tomando la Calle Mayor llegaréis hasta la Plaza de la Villa, uno de los principales núcleos del Madrid medieval que hasta hace poco albergaba el Ayuntamiento. Continuando el recorrido por la Calle Mayor llegaréis hasta la Plaza Mayor, una zona ideal para ir de tapeo o comerse uno de los típicos bocadillos de calamares. La cercana Calle Cava de San Miguel también ofrece varias opciones para comer.

Continuando por la Calle Mayor llegaréis de nuevo hasta la Puerta del Sol, donde tomaréis la Calle Preciados, una de las principales arterias comerciales de la ciudad, hasta llegar a la Plaza del Callao. Desde allí podréis recorrer la animada Gran Vía madrileña, que os llevará hasta la Plaza de España.

Tomando la Calle de Ferraz llegaréis hasta el Templo de Debod, un regalo de Egipto que cuenta con más de 2.200 años de antigüedad. Podéis pasar el resto de la tarde paseando por los jardines que lo rodean y cenar en alguna de las zonas que más os haya gustado a lo largo del día.

Segundo día

El segundo día comenzaremos a las 10 de la mañana en la estación de metro Banco de España para ver la Fuente de Cibeles, uno de los símbolos más representativos y queridos de Madrid. Caminando por el Paseo del Prado os encontraréis con el edificio de la Bolsa de Madrid a la izquierda y con el Monumento a los Caídos por España justo al lado, en la Plaza de la Lealtad.

Avanzando algunos pasos más por el Paseo del Prado podréis observar dos de los hoteles de Madrid con más renombre de la ciudad, el Ritz y el Palace. Entre ambos se encuentra la Plaza de Cánovas del Castillo, donde se alza majestuosa la Fuente de Neptuno.

A unos pocos metros de la fuente se encuentra el Museo del Prado, uno de los mejores museos de la ciudad en el que podréis admirar las obras de algunos pintores como Velázquez, El Greco, El Bosco, Goya y Rubens.

Tras salir del museo y continuar por el Paseo del Prado, dejando el Jardín Botánico a un lado, llegaréis hasta la Estación de trenes de Atocha, uno de los lugares que sufrieron mayores consecuencias durante los atentados del 11M.

Después de rodear la estación tomad la Calle de Alfonso XII para entrar en El Retiro. Si tenéis la suerte de que haga buen tiempo, los domingos el parque suele estar muy animado, lleno de niños, gente paseando, músicos, magos y otros artistas callejeros.

Saliendo del parque y avanzando por la Calle de Alfonso XII llegaréis hasta la Puerta de Alcalá, uno de los monumentos más representativos de Madrid. Tras tomar algunas fotos tomad la Calle Alcalá para volver de nuevo hasta la Fuente de Cibeles, desde donde os ofrecemos varias opciones dependiendo de vuestros gustos.

Nuestras recomendaciones son el Museo Reina Sofía y el Museo Thyssen-Bornemisza. Los aficionados al fútbol, especialmente los seguidores del Real Madrid, pueden visitar el Estadio Santiago Bernabéu y su museo.